martes, 16 de mayo de 2017

Historias de guerras inventadas - Capítulo Dos - La SIP


La SIP


No es una sociedad secreta.

Nada de lo que trata la SIP es secreto, ellos no se guardan secretos, van directamente a decir lo que se piensan y si no lo dicen es porque tienen la postura de no contarlo o se omite directamente.

Los diarios que superan los cien años son los que te guían. Los diarios que pertenecen al Grupo Cisneros, el mayor de América Latina. Los diarios de Grupo Clarín y de La Nación que pertenecen a familias acomodadas políticamente en Argentina, las cadenas de televisión digital latinoamericanas, los dueños de las radios. Los dueños de los dueños de los medios, defendiendo la libertad de prensa. Libertad de empresa. La noticia que ellos quieren, como quieran pasarlas, cuando ellos quieran. Son los medios de tus miedos.

Contratistas de Mercenarios.

Tienen contactos, tienen el respecto que la televisión te da simplemente porque ellos crearon la figura pública.

Son dueños de tu momento de ocio. Son dueños de tus días de paz y de tus noches de guerras.
Te muestran muertos, te muestran los números o no te muestran nada.
La SIP es poder. 
Peñas Nieto, Presidente de México, fue electo por Televisa, unos de los socios de la SIP, el más importante. Todos lo sospechaban. Hasta Peña Nieto sospechó su victoria.







Hoy México se debate entre el muro
que desnuda su dignidad
u ocultarse detrás del país más rabioso del mundo sin decir anda.
Pero lo importante es el muro y quien lo paga.
Como lo importante es Venezuela,
que intenta salir de un golpe de Estado muy similar al de Chile de 1973,
pero que no es un golpe, porque así te lo muestran, así te lo informan, así lo programaron.
O, por ejemplo, nadie sabe quienes reprimen en Brasil a los trabajadores que intentan no perder la dignidad detrás de las medidas del Gobierno Ilegitimo y Democrático de Temer. O Globo, la multiplataforma de medios más grande del Brasil lo sabe, pero nadie más lo sabe.
O, como por ejemplo, no es lo mismo sinceramiento de precios y alabanzas a la devaluación del peso argentino que "crisis económica" generada con un propósito por el gobierno de Macri, que cuenta con la aprobación de los medios y que tiene todos los medios a su favor.

jueves, 27 de abril de 2017

Madre del miedo


Ibrahim, un pequeño de 8 años que murió mientras buscaba a 
toda su familia, luego de las bombas que cayeron en su ciudad: Deera. 




La madre de todas las bombas.
El miedo.
La bomba de todas las madres, los padres y los niños.
El miedo.
Elude el aire que se respira y lo enciende en un espasmódico evento funerario. Sepultan la verdad y te generan el miedo justo y necesario.
La muerte es el padre en su derrotero ansiado.
El miedo.
El fuego, familiar cercano de la Bomba madre y del padre muerte, te desliza sobre la piel las intenciones de violarte cada átomo.
Los miedos todos son sus hijos, pequeños demonios que aturden las cabezas y los cuerpos hambrientos.
La sangre helada es el cóctel que brota roja, azul, densa, seca.
La vehemencia es lo único que te salva.

La madre de todos los miedos es bomba y muerte.
La guerra es su elixir y nada en él día y noche.
Te espanta.
Te dice hacia donde correr, desesperada, de los embates nocturnos con sofisticadas repuestas tele dirigidas te arrastra por las fronteras perdiendo niños, padres y madres.
Viene por cada puerta y por cada piedra que fue tu segura morada.
Viene, cae y te levanta.
Mata.
Destroza.
Exaspera.
Ciega.
Destruye al grado celular y te evapora.
Ella, la madre de todas las bombas, te moja la oreja mientras habla y te dice que hoy alguien no vive.




“...La rabia imperio asesino de niños...”
Vos, muerte.