martes, 12 de octubre de 2010

Civilización de ignorantes


Un 12 de octubre de 1492 Europa descubre que el mundo no es como ellos pensaban. También descubren que los habitantes del mundo no pensaban como ellos.

Los habitantes de América, en su mayoría, sabían o sospechaban que el mundo era más grande y redondo. Los Europeos no y no quería saber nada con respecto al tema. Mataron a muchas personalidades cuando se exponía este tema en debate. Ni hablar de mirar el cielo, lugar de dios. Los americanos, que por aquel entonces no lo eran ni se llamaban así, el cielo les dictaba los elementos básicos para poder vivir. Los Europeos solo hablaban con el cielo cuando tenían que morir o matar.

América no viene de ningún nombre puesto por los viajes del marino que posó sus pies por primera vez en este continente ni por el segundo ni el tercero. Viene de Américo Vespucio, que nunca conoció América, que se dio cuenta que las Indias quedaban más lejanas y este era un continente nuevo.

Los aborígenes, nativos de este mundo, que para los Europeos era nuevo y para los nativos estaba allí cuando ellos llegaron, no conocían la rueda porque no la necesitaban. Los Europeos sí la conocían y la usaban en sus cañones y carros de batallas.

Los Europeos ya tenían ciudades muy contaminadas y pestes que los estaba matando por millones. En la tierra Azteca e Inca el agua que rodeaba la capital era agua para beber y sus palacios contaban con agua corriente canalizada y vertía para la comunidad. En Europa el concepto de agua corriente no lo conocían.

Cuando ambas culturas se encontraron, los Europeos presentaron cartas de los reyes de España escritas en Latín en dónde se pedía oro, plata y especias a préstamo, los aborígenes del lugar les dieron agua, comida y lugar para que descansen del viaje, más algunos objetos de oro y piedras preciosas de regalo como símbolo de amistad.

Cuando los visitantes hablaban, los aborígenes murmuraban que no les entendían y se consultaban entre ellos por si alguno entendía el idioma. Los Europeos entendieron que eran sordos y mudos y por ser tan salvajes no eran humanos.

El trato dado por los Europeos no fue humano. Así y todo los aborígenes se defendieron lo más humanamente y, si faltaba algo, los negros traídos desde África también eran sometidos a las barbaries de los bárbaros Europeos.

Como el concepto de propiedad privada no se entendía porque no lo conocían ni se necesitaba esa obsesión por el dinero, el oro y la tierra, los aborígenes fueron esclavizados para entenderlo de la peor manera. Los que enseñaban a rendir tributo a la propiedad privada y a sus dueños eran los mismos que decían que dios era amor y misericordia y que él todo lo da.


Cuando masacraron a los Aztecas, la ciudad fue sepultada completamente y arriba de las ruinas se construyó una Iglesia, una Plaza y un fuerte militar.


Cuando Tupac Amarú se alzó en armas para recuperar el imperio Inca, fue derrotado y mutilado por cuatro caballos atados a sus miembros y arrancados para que los salvajes aprendan que el Rey y dios no son salvajes.


Se calculó que América contaba con más de 150 millones de habitantes, entre el primer día de llegada de los europeos hasta pasada la independencia de los países americanos se masacraron 70 millones. Esta masacre se le llama conquista, unión entre pueblos, modernización y hasta la graciosa idea de “civilización”, pero nunca genocidio.



En el choque de dos culturas, la Europea atropelló, mató y huyó.

Los chinos sabían de América y la visitaron llevando paz a sus costas.

Los Vikingos sabían de América y mantenían relaciones con los aborígenes del norte del continente.

¿Qué me hace pensar que hoy Europa tiene más razón que nuestras razones si todavía tiene enclaves coloniales en el mundo y es un imperio unificado racista y asesino?


La Oscuridad a Diario.

Publicar un comentario