domingo, 12 de junio de 2016

Historias de guerras inventadas - Cap. uno - La venganza


Patrice Lumumba arrestado, antes de morir.
Vive l’Afrique!


Los medios de noticias son independientes.
Las corporaciones productivas son independientes.
Los pueblos libres son independientes.
Los generales mexicanos son independientes, los agentes norteamericanos son independientes y el General Black Jack era el jefe de todos esos independientes.
Se pacto la entrega.
Se dice que la venganza tiene su precio.
EE.UU. pone cinco mil dólares de la mano de William Randolph Hearts que tiene los bolsillos llenos.
Un gran patriota, dueño de un imperio de la propiedad privada y de veintiocho diarios, influyente congresista, Anglicano y demócrata pide, demanda, exige.
José Doroteo Arango Arámbula pone la cabeza.
Una vez puso un arma sobre los pechos de grandes hacendados, luego su cuerpo para la revolución, después su firma por el plan de reforma agraria junto a Zapata, luego su corazón cuando invadió a los gringos y fue ese su pecado.
Poner su cuerpo y su cabeza por los más necesitados.
Por un gobierno para los campesinos y los pobres.
Invadir a los gringos, humillar a su ejército, violar su paz de guerra, mojar la oreja.
Colaboraron todos. Hasta Hollywood.
Pancho Villa murió entero.
Luego alguien se llevó su cabeza, una vez enterrado, como trofeo.
Como venganza.


¿Y si te llamo Patrice Lumumba?
El Patrice lumumba asesinado por al CIA cuando la CIA abiertamente pedía tu cuerpo raído de harapos sobre un suelo frío que posa cadáveres rebeldes.
Es raro que tu cuerpo en occidente no resucitó al tercer día.
Es raro que tus balas no estén en el collar de los fieles católicos de la Europa pesante, humana, post genocidios.
¿Y si te llamo Patrice Lumumba, el desaparecido de la CIA, del Gobierno Belga, de Mafiosos cubanos, de Colonialismo Francés, del occidente capitalista Imperialista?
Un Patrice Lumumba que se viene a conocer porque una limpieza de papeles de la Central de Inteligencia Americana de los EE. UU., bajo acuerdo del gobierno Belga y cuando al desaparecer su cadáver en una mezcla de ácidos en un barril generó que se produzca una de las dictaduras más feroces del siglo XX en África, se sabe algo de él…
Por eso te llamo, Patrice Lumumba.





 
"...Y viva Villa, que vivan sus dorados."
 
Darío desde La Oscuridad a Diario.

Publicar un comentario