jueves, 19 de mayo de 2016

Historias de una guerra inventada Capítulo uno – Muerte


 



En su caballo de batalla, luego de invadir con una tropa menguada, tomando la primer loma, sube su cabeza.
Lo mató una bala certera entre costillas por el pecho, directo al corazón. Otra entró por la cara arrancándole el tabique y pómulo y la última por el cuello arrancándole parte importante del costado.
José Martí un 19 de Mayo 1895, Dos Ríos, Cuba.




Llorando, mirando el suelo. Llorando pausado y sin aire.




...Se soltó de mi mano, unos segundo. Sólo unos segundo. No entiendo, no puede ser. no. A mí no me pudo haber pasado esto...”
Abdullah Kurdy: Si se me da el mundo entero ¿de que me sirve ahora? si tengo a mi mujer y mi hijo muerto. Aylán murió ahogado cruzando el mar Mediterráneo.




Sólo.
Que el fósforo te consuma la piel ardiendo al contacto con la humedad de tu cuerpo en plena lluvia.



Pararon el auto.
Mataron al Profesor, al coronel, a los hijos de sus amigos.
Lo golpearon reventándoles los testículos.
Era muy de noche, son varios y el General está atado, le tienen miedo mientras le siguen pegando.
Cuando estaba en el piso, mientras se reían, aspiraban veneno y con un arma colocada en la sien hacen que la bala pase de izquierda a derecha. Los golpes que salpicaron sangre mancharon esa noche la noche misma. Haciendo del cuerpo un frenesí de moribundas maniobras evasivas, tres balazos cerca del corazón. Había dolor de instante y cuando la sangre no brotó más buscaron armamento. Una ametralladora, las nuevas que los Marines aportaron para eliminar la peste campesina en la selva de Nicaragua, trozó el cuerpo y lo llenó de pequeños agujeros. Piel, sangre y movimientos esotéricos, figura irreconocible y de su cara brotaba la humedad característica de la noche y la sangre caliente. En fosa común con el velo de la noche, el plan está concluso.
Augusto César Sandino una noche del 21 de febrero de 1934, Managua, Nicaragua.








Violeta Parra murió de amor.


Se puede vivir de él, es un sentimiento revolucionario.
Darío desde La Oscuridad a Diario.
Publicar un comentario