sábado, 16 de abril de 2016

Cuerpo cetónico




¿Y si la oscuridad es tan eterna como el universo?
¿Si el universo es oscuro al grado de ser nada?
Oscuro.
Universo.
Nada.

Recorrí las calles anegadas de la madrugada de un día cualquiera. Quiero verte, grite.
Una agitación constante me vio caminar desnudo. El frío curó algunas heridas lamidas por los perros que Pavlov prestó en sus cuadernos.
Se oyen murmullos.
Lentos pasos.
Me desperté tantas veces.
El repaso de las muertes, el conteo de cuerpos, las locas historias sobre las procesiones de raquíticos cuerpos desnudos. Grite tu nombre.
Una y otra vez.
Nada.
Nuevamente el universo vacío genera contradicción a mis estándares físicos cuánticos.
Estoy en deuda.
Ya no hay energías para tanto recorrido.




Cuando falta energía,
falta todo.

Darío desde La Oscuridad a Diario

Publicar un comentario