sábado, 9 de enero de 2016

Yo digo



Yo creo que Silvio Rodríguez si sabe de astronomía y que las estrellas le dan gracias a la noche…
Pero creo que la culpa, esa escusa que somos manejables y nos paraliza, no es la noche, pero deseo sus versos, la noche y las estrellas.
Particularmente, en movimiento continuo.
Sensación de vivir en cada momento y no de ir muriendo al pasar el tiempo.
Aprender a mover los dedos cada mañana, al despertar. Respirar sin saber que lo estás haciendo y sentir el frío del aire que ingresa por el viento aunque el calor sea insoportable a la hora que sea que el cuerpo experimente la sensación.
Buscar el bendito tesoro que te quitará la insoportable tarea de sobrevivir a los fines del orden que no existe, que se disipa cuando lo tocas con los dedos, hilos invisibles diluyendo la mediocridad instaurada.
Apoplejía de bucles temporales históricamente analizados. Eutanasia preventiva para el desarrollo social de los que más necesitan y no lo pueden obtener.
Reciclar errores pensando que uno debe enmendar lo que otros no quieren hacer, por dinero o placer, y contribuir para el aplauso de los que se prestan al ensayo. Las luces de los teatros de noche. Las luces desde una estación espacial o satélite que espía a los que nos quieren espiar y vendernos miedo. Comer con miedo. Temer a la oscuridad y a la luz incandescente. Ver el sol desde una pantalla que audita la polución de las pipas de humos que tapan la ultima frontera con el universo. Creer que es normal lo que nos quieren hacer creer que normal es lo que ellos dicen. Repetir esa normalidad. Quejarte de la normalidad. Llamarte normal.




"...y digo que el que se presta
para peón del veneno
es doble tonto y no quiero
ser bailarín de su fiesta..."
Silvio Rodriguez - Yo digo...
 
Desde La Oscuridad a Diario, Darío
 
 http://segundacita.blogspot.com.ar/
 
Publicar un comentario