lunes, 22 de junio de 2015

Señales

No he dejado al azar tu nombre.
No creo en el destino de tu mirada.
No tengo nada de malo ni tengo nada de bueno.
No creo que un no signifique un adiós rotundo y necesario.

Si hay humo entre los ojos agotados.
Lacrimoso obstáculo.










No me fui a ningún lado, ni tampoco a la muerte. Sigo escribiendo, casi sin letra, pero las pocas se consumen y me alimentan.
Desearía ser más activo en este encierro, pero hay algo que prefiere libertad.

Darío Matin, el que escribe.
Publicar un comentario