domingo, 24 de abril de 2011

Precio


Nâji se encontraba intentando leer un artículo del NY Time que encontró tirado en un basural cercano a su casa, cerca el muro principal. Nâji, que había estudiado en una escuela privada los primeros dos años hasta que su padre se vio obligado a sacarla por falta de pago, tenía esas ganas interesante de aprender que es lo que dice el otro, en el idioma que sea. Alternaba sus charlas con el inglés, el francés y muchas veces con sus amigos el hebreo. Solía tener discusiones en hebreo con los chicos de su antigua escuela. A su edad no era normal. Nâji no era normal. Nada de lo que pasaba a su alrededor era normal. No es normal su vida ni su pueblo ni la arena que pisa ni el muro que lo divide ni los infantes de marina ni la policía de civil.

_Papá -Pregunta- ¿Cuánto es un millón de dólares?

_ Mucho -Responde el padre mientras intenta hacer que una radio vieja funcione en el dial solicitado.

_ ¿Qué es mucho?

_ Tanto como para matarnos y lo que sobra es para tus vecinos- Sentencia y un ruido de onda sonora encaja con el dial de la BBC de Londres.




Muchas veces el precio justo es caro.

Muchas veces tenemos precio.


Darío desde La Oscuridad a Diario

Publicar un comentario