sábado, 24 de octubre de 2009

Por la lluvia



Que la lluvia sea lluvia
Que la lluvia traiga lluvia
Que la lluvia sea tormenta
Que la tormenta sea lluvia


Que las palabras sea lluvia
Que la lluvia sea palabra
Que la palabra sea una palabra
Que la palabra sea una tormenta


Que la lluvia traiga ideas
Que la lluvia traiga respuestas
Que las ideas con palabras traigan lluvia
Que la lluvia no sea tormenta.



No puedo ver la lluvia sin ver palabras que surjan de las mismas ideas que traen tormentas.
No puedo ver tormentas de palabras que no surgen ideas y que brotan como la misma lluvia.
No puedo y no quiero ser tormenta ni lluvia.
No puedo ser así porque no puedo brotar lluvia y verla.


Será que la misma idea que surja como repuesta y brotar de la misma lluvia las ideas de tormentas para detener esta causalidad catastrófica de la misma obsecuencia de brotar entre el agua y la lluvia de las diferentes vertientes y terminar sin tormenta. O solo es eso. Solo es lluvia, es tormenta y terminar.



Que el tiempo traiga lluvias
Que las lluvias traigan tormentas
Que las tormentas traigan ideas
Que las ideas sean respuesta.


O no, que se desate la tormenta.


En ese caso seguiré poniéndole canciones por nombres.
Letras por momentos.
Balas por pecho.
Publicar un comentario