miércoles, 20 de mayo de 2009

Reproche de lo que no se y quiero.



Quiero el tiempo detener y ver detrás de mis hombros.
Quiero ver hacia el final de lo lejanos y distantes bosques que tapan el árbol.

Acceder a tus créditos.
Acceder a tus tiempos.
Acceder a tu cuerpo y descargar el contenido sanguíneo de mi corazón en cada parte que lo necesite.

Quiero ver tu vida pasar rápido y tener el botón para detenerlo.
Quiero ver que tu fuego nos sofoque y no que te mate en la primera chispa.

Acceder a mi fortuna.
Acceder a mi censura.
Acceder a mis locuras y descargar cada neurona descompuesta y componerlas en una interminable poesía

Pero todo lo que quiero lo quiero hoy.

Pero todo lo que no quise ya no lo tengo.

Pero todo lo que no se pudo no se puede ni se podrá.
Pero no quiero más. Ya no quiero nada más que mi momento actual crepitando de placer ante el adiós continuo de los atardeceres.

Y verte en mis recuerdos, en mi sarcasmo y en mis cuentos.


Tal vez,
hoy quiera mucho más
y mejor.
Y ya no necesito lo demás.






Darío, en Torquinst, bajo el cielo de las sierras bonaerenses, bajo el mismo cielo que los demás.
No tengo fotos, aún, de este lugar hermoso. Estoy trabajando, entiendan.
Publicar un comentario