miércoles, 6 de mayo de 2009

Lobos en mi verdad


Grité
lobos lobos lobos
y nadie vino por mí




Mi verdad
una mentira
Mi palabra una constante
Mi mentira tus palabras
tus palabras un herida

No dejo de pensar que cuando hablo hiero y cuando quiero lastimo y cuando toco asesino y cuando mueres te vas y cuando quieres vuelves y cuando muero ya no estás.


Mi mentira
no es verdad
Mi palabra una mentira
Mi mentira un estigma
mis palabras una herida


Sangrante desgarro mis días entre la falsedad de mi pasado y la locura de mi presente y las idioteces tomadas y las decisiones pasadas y lo que hoy ya no tengo no es solo palabra, solo verdades a medias y mentiras confiscadas.


Mi tiempo en tu palma
tu palabra es tu daga
mi vida se esparce
y yo no quiero nada.


Seguramente, el tiempo dirá que no es momento. Seguramente vos y yo nos equivocaremos. Seguramente, el tiempo se verá más lento y los dolores de entuerto retomarán cada cuerpo ardiente, cada palabra hiriente y dirá la verdad. No quiero herirte más con cada palabra, porque pienso que cuando hablo, en tí surgen heridas, en mi mentiras, y solo es eso, la verdad que ya no es creída.



Lobos
Lobos
Lobos
y cada mentira del pasado
hoy no es más que mentiras
en una bolsa de verdades
y de lobos verdaderos
en una bolsa de malos recuerdos




Darío, de verdad en verdad, aunque suene a mentira.

Publicar un comentario