sábado, 7 de marzo de 2009

Negada de dios



Por vos estamos
Por vos quedamos
Por vos amamos.


Las hay, están.
Están y salen, las buscan, las atrapan, las pisan, las matan, las mutilan, las corren, las pisotean, las aplastan y sin gimotear, lloran a oscuras por sus almas negadas.

Son rebeldes.
Dos, tres o miles de millones
Son sensatas.
Dos, tres o miles de millones
Son dóciles.

Mártires de una causa, sin causa, sin historia, sin sueños, sin glorias, sin tiempo, sin cantos, sin flores, sin años, sin dones y siempre se las busca para mejorar la vida, llorando por todos, por montones.

Son subversivas
Dos, tres o miles de millones.
Son equilibradas.
Dos, tres o miles millones.
Son resignadas.

Y de puta te visten y de puta te quieren y de madre te obligan y de niña te enseñan y de nada te sirve y de nada te sacan y de vieja te olvidan y de obrera te denigran y de maestra te enseñan y de diosa te borran y de reina te matan.

Matan a las rebeldes, mutilan a las sensatas, golpean a las dóciles, condenan a las subversivas, ignoran a las equilibradas y destrozan a las resignadas…

Y tu, mujer, aún esperas, gritas, denuncias, lloras, matas, escapas, trabajas… por tu matria, por tu tierra y por cada uno de nosotros, los ignorantes que te damos de a palos en cada palabra, las palabras del odio y de tu desigualdad tan ignorada.



Y tu final
Y tu alma
Y tu sueño
Se desangra en las letras de las historias todas de la misma humanidad.
Alejada del cielo
Aún marginada por dios, el dios hombre, de la misma humanidad.




8 de marzo… para luchar y recordar a las que por sus derechos, todas, murieron.


De Darío, ni flores y ni olvido, a todas las mujeres.
Publicar un comentario