viernes, 18 de julio de 2008

Comenzar a escribir duele como tanto o más que el mismo dolor



Preguntaré:

¿Y por qué extrañarte?
Porque hoy es hoy…
Porque mañana es mañana…
Porque debo creer que estoy
Porque hace frío y lo sufre el vacío de mi propio corazón
Porque creo tener razón.

¿Y por qué la razón?
Porque ya se fue…
Porque me olvidé de ti….
Porque solo hago preguntas…
Porque mi acción es inversamente proporcional a mi estática apariencia.
Porque me perdí en perderte.

¿Y por qué no lloro?
Porque la lluvia no cae…
Porque declaré sequía a amor…
Porque imploro y no me oyó…
Porque mis ruidos internos tapan tus lamento sórdidos de quejas.
Porque en todo de mi suma es nada.

Tal como verás, cuando lo veas, crearé de ti una idea y concentrado, solo y aislado, esperaré amarte tal cual sos. Sin quejas y sin corazón. Dejaré que el frío me consuma internamente.
Ya olvidaré lo que hice, ya lo haré. Pues, en algún lugar, yo te lastimé más de la cuenta.

Cambiarán las tardes
Y veré el sol de noche.
Cambiaré la vida
Y será reproche.
Saldré una mañana y veré escaparme tan lejos que yo mismo me sorprenderé cuan lejos llegaré.
Pero solo eso, solo y herido, dormiré alejado de mis seres queridos.

Deprimido, sin nada que más perder, me perderé a mi mismo y no lloraré más. No deseo verme llorar. No más.

En un acto de locura, me secuestro todo ese amor y lo enterraré lejos, para no lastimar a su correspondiente remitente.


Y me hablan de atrás, como si supieran que sufro.
Hablan por hablar.
Hablan todos y ninguno.
Será así, mí tiempo.
Serán todos y cada segundos que perdí por no perder.
Será que te quise una y otra vez, sin escucharte más que de a partes.
Y dejarte, siempre en privada aptitud.

Que sordo fui, por favor.
Que idiota deja todo por todo y no recibe nada, por nada.




Lo escribí hace poco
y duele escribir hace poco.
Doler y escribir con dolor es lo peor.
Doler, más por doler, duele mucho y no se va con un calmante.
Amarte duele.
Amarte más y doler más, duele entendidamente mucho más.
Estar alejado, duele como los gritos de los gatos en el tejado.
Sabrás cuanto duele, cuando mis manos
no escriban más...




Escrito por default: Darío que vuelve a conectarse todos los días, las 24hs. del día y de la noche tambien!!! (Frase con historia política si las hay)
Publicar un comentario