jueves, 14 de junio de 2007

Al Tun tun tus palabras

Y buscaba en mis cajones de tiempos compartidos las fotos.
Encontraba las nuevas,
Las que nunca salieron
y las que aún no hemos sacado.
Todas,
particularmente las aún no sacadas,
tu imagen se reflejaba.
Brillaba.
A mi lado,
Internada,
Incrustada
Sobre mi pecho.

Fuego.
En vano,
pero tan gustoso.
Quemarse las manos
e intentar
calcinarse todo
sobre tu amor.






Esto,
aquello,
lo otro,
nosotros,
vosotros,
ellos
y yo, lejos.
De vos,
de ti,
de ellas
y yo, nunca estrella
ni gema.
Melancolía eterna. Fugaz, salvajemente alucinada, por nada.
Casi atrapado, ¡pero no!
No porque yo quiera.
Solo porque vos puedas atraparme y será.
Cuantas palabras que de la nada recuerdan a muchas andanzas, sagaz, cuadros de historietas animadas.
Melancolía, aplastada por el peso de los días,
por trabajar,
por llegar a tiempo,
por descubiertos,
por conseguir el cambio,
por inoperante,
por tratante,
por drogarte de amor y emborracharme bebiéndote de noche.
En copa fina de vino.



Causante de mis malarias agudas
de vergüenzas algunas que logré superar
al mirar al espejo de mis reflejos en cada mañana.
Supéralas.
Supongamos que si,
que puedo,
que me curo de sueños,
que me disparo y ya.
Pero quien sabrá,
yo,
no estaré para decirte.

Más fuego.
Y juego danzante al ritmo de mis tiempos.
He logrado sanar.
De mí
(Claro está)
Porque nunca podré
superar
las heridas que causaron los amores pasados.




Asamblea general de remordimientos
Callaos todos,
hablaremos de mi.
Hoy,
Como tema de estudio:
Amar, sabiéndose amado y enajenado dentro del cerco profano del mismo éxtasis provocado.


Fuego, más fuego y juego, más juego.
Palabras todas como piedras vienen y pegan.
Solo se detienen cuando mi boca sangra.
Eso indica que hoy, inmaduro, he cometido groserías y el mismo borde de mis oraciones ha lastimado más de lo intentado con estupideces.
Que suerte.
Algo más me contiene.
Solo amarte es lastimoso.
Ni hablar de anhelarte.
Menos que menos jugar al amor en camas errantes.
En la tuya o la mía (Llámame, es urgente).




“…And suppose I never met you
Suppose we never fell in love
Suppose I never ever let you kiss me so sweet and so soft…”
Regina Spektor – Fidelity –
Darío de la Oscuridad a Diario - Infidelity
Publicar un comentario