martes, 20 de marzo de 2007

Hoy, la víspera de siempre


Creo que fue por teléfono. ¿O lo soñé?
Creo que fue el espejó. ¿O lo figuré?
Creo, eso seguro, que hoy es la víspera de siempre, estaba sonando, rolando en mi mente. Mientras hacía que hablabas.


_ Hola, ¿todo bien?
Hoy es la víspera de siempre,
_ Si, maso. En realidad…
los días, eternamente

_ No, lo mío era… decirte que, realmente.
no me dejan definir.

_ No, dejame a mí, yo te explico.
Y siempre estoy como esperando
_ Es qué, pienso, me parece que debería, mínimo, saber el por qué.

que cuando, al fin, pase algo
Pero ,como quieras

aún me quede por decir,
_ Si, por mi parte, no puedo. No ahora, realmente yo…

por sentir,
_ Está, todo bien. Esto lo pactamos tácitamente. Así fue.

por retener,
_ Si, pero, me siento mal. Te pido disculpas, todas.
un pedazo siquiera de mí.

_ Bien, si te hice algo, algo no debido,
¡Qué tal, tú!
disculpas, todas. Nunca fue mi intención. Nunca.
Hoy es la víspera de siempre.

_ No todo bien. Para mí fue un placer. La pasé muy bien
Da igual,

durante este tiempo. Espero que vos también hayas pasado bien.
hoy ha salido el sol

_ Ja!, me siento extraño. Yo lo disfruté muchísimo.
por ese lugar

Me gustó lo poco y lo mucho. Tu sonrisa, esa.
en que suele aparecer.

_ Perdón, de verdad. En algún momento te explicaré.
¡Qué tal, tú!
_ Bien, cuando quieras. Estoy acá. Siempre.

Es delicioso conocerte
_ Yo también, todo bien. Pero de verdad….

y me da igual
_ No, no digas nada.

verte de pronto en un recodo,
_ Bien, un beso. Hasta, luego.

y total,
_ Un beso grande, gracias y perdón.

volver a desaparecer.


¡Ay, la vida!
que se llena de instantes,
que se llena de gentes,
que se llena de igual.

¡Ay, la vida!
con su víspera muda,
con su infancia desnuda,
con su ocaso fugaz.

Caigo, en silencio.
Me recuesto, sobre el suelo y la alfombra.
No entiendo.
Seguramente, algo, lejos, dirá.
Algo, lejos dirá.
Y, mientras, no entiendo.
Solo sé, que un beso se da y, a vos, no lo mezquino.
Lo guardaré, cuando quieras, lo tendré.
Pero, caigo en silencio.
Solo por el mismo misterio.Por ese mismo secreto que
tan lejos te llevó.



Hoy es la víspera de siempre
Silvio Rodríguez/ Erase una vez que se era (Disco 2)
Me acompaña siempre.
Cada momento se relaciona con algo ficticio o verdadero.
Será que, “Erase una vez que se era”, es real.
Así como cada poesía que inspira,
transpira y muta
en las manos de los que soñamos.
Pero, “qué tal tú”
Tan simple, pero que difícil es perderte.
¿Será así que por algo será?
¿Y, ahora, mariposa?
O solo un capullo,
que en algún momento eterno,
saldrá volando
espantando los misterio del por qué.
Espero que sí. Silvio también,
El tendrá su canción, yo mi poesía.
Publicar un comentario