jueves, 8 de marzo de 2007

Es la humanidad, es la mujer.


8 de marzo





En el mundo, nuestro mundo el que nos queda, mueren mujeres.
Todas.
Mueren de hambre, algunas.
De hambrunas, otras.
Mueren mujeres golpeadas, ningunas.
Y otras las golpean a muertes todas.
Otras son apedreadas por hordas.
Y casi todas, son obligadas apedrearse entre todas.
En el mundo, todo, las mujeres mueren.
Pero no mueren por ayudas.
Pues la tienen.
Millones se mueven para el hambre, que nunca acaba.
Y otros se quedan con tajadas, para sus propias hambrunas.
Pero, ¿Porqué mueren las mujeres? O, ¿algunas?
Si, los millones que pasan para evitar desgracias, endeudan países
Digitan directrices y ocultan las leyes, todas, con sangres de madres.
Pero, las mujeres, todas, mueren en sus casas. Pero también en las calles, de grandes ciudades.
Otras, solas, esperan el aborto que las mata. Otras, las mata el aborto de una clase de poderoso de doble moral. Claro está, las pobres mujeres se merecen pobres tratos, pobres clínicas y pobrecitas.
Pero matando mujeres, en México, ya es un juego. Uno de los que las mata y las remata, para luego el gobierno hacer de sordos, ciegos y tontos.
¿Pero porqué mueren mujeres? Si están en plenos derechos de los desechos de una sociedad que no es mundial, pero en ese hecho, los imponen y las disponen.
En fin, mueren millones en África. Pero, los millones que se dan, son para opacar la ayuda mentirosa de los que al Sida, con dinero o sin ellos, juegan con las vidas de todo un continente.
Pero, sin embargo, mueren mujeres cada año.
Las de América, todas. Las de Medio Oriente, todas. Las de Europa moderna y gloriosa, todas. Las de los puntos más remotos de la milenaria Asia, todas.
Pero, por suerte la Antártica, aún no está poblada, pues no mueren mujeres. En ese punto, los fondos de los servidores del mundo, tienen razón… es paliativa la situación, pronto morirán, ya sea por frío o por pan.
Mujeres todas. Mujeres solas.
Detrás de cada una de ellas, las que mueren, hay muchas más muertes.
Un hijo, por una bomba o metralla que se gasta en efectivo. Un marido, que murió por poner el pecho ante el hecho o por golpear con despecho a su ser ¿querido?
O una familia, completa, que sin techo ni comida, cae en sintonía de un mundo que las mata, sin compromiso.
Qué igualdad igualitaria.
La misma humillación, sea acá o allá, ya es globalizada.
Qué igualdad afortunada
La misma tortura acá, es la misma que te darán allá.
Qué mundo tenés mujer por delante, porque por atrás de tus pasos, ya no ves de tanta sangre.



A todas las mujeres. A muchas mujeres que conozco y hacen historia, a todas.




529000 mujeres pierden la vida, por año en el mundo, en el parto o por complicaciones durante el embarazo.

Las mujeres y las niñas se enfrentan a riesgos de salud de otra índole: violencia sexual doméstica o laboral, malos tratos, mutilación genital, enfermedades de transmisión sexual, y trastornos psicológicos derivados del rol que se les imputa en la sociedad.

La violencia en la familia es la primera causa de muerte y de minusvalía para muchas mujeres, por encima del cáncer y los accidentes de tráfico. El 70 por ciento de las mujeres asesinadas en el mundo lo son a manos de sus parejas o ex parejas.

Se estima que entre el 20% y el 50% de las mujeres han experimentado violencia física por parte de un compañero íntimo o un familiar (Domestic Violence Against Women adn Girls, Innocenti Digest, UNICEF, 2000)
Publicar un comentario