domingo, 18 de marzo de 2007

Domingo

"Tengo tanto sentimiento
que es frecuente persuadirme
de que soy sentimental,
más reconozco al medirme,
que todo esto es pensamiento
que yo no sentí al final."

Fernando Pessoa





Hoy domingo
No quiero atender.
Ni la luz del sol por la ventana
ni ponerme anteojos oscuros al salir
ni salir
ni cambiarme ni bañarme
ni secarme las lágrimas por saber que estás rondando, agazapada en tu histérica aptitud.
Hoy es domingo.
Lloro solo.
O no.
Seguramente alguien, en otro lado, llora.
Simultáneamente, ambos lloramos acompañados por el mismo día domingo.
Pero no.
Hoy no quiero atender.
Es tarde y quiero fallecer en mi cama,
rodeado,
por las paredes peladas.

No te preocupes, es lo único.
Casi un Master o postgrado,
el llorar solo en mi cuarto, en el piso del baño o por la cocina.
O, como corte,
sacar fotos a la ventana
para espantar con luz la luz.
Y luego borrar las fotos,
robando del todo,el espíritu del sol.







Gracias, nuevamente, Flo (Amiga mía).
Por conseguir prestado y prestar lo prestado a mí.
Ayudó a que al levantarme buscara enterrarme y llorar.
Disculpas todas por el berrinche histérico y egoísta que generé
entre el “ser” y mi ego.
Pero no perdono la histeria,
que compite con la mía…
ni que me comparen a mansalva,
con gente que no conozco.
¿Será que si abro el umbral del tiempo
y vuelvo al pasado,
cambiaría esa suerte de domingo tristemente?
Darío / La oscuridad a diario.
Publicar un comentario