viernes, 30 de marzo de 2007

<< Rebobinándome los días >>


¿Por qué estoy así?

Simple…
Simple…
Simple…
Simple…

No contesto, porque me duele.
No digo nada, por que me duele.
No puedo moverme, porque me duele.

Y nuevamente se repite.

Me duele…
Me duele…
Me duele…
Me duele…

Y, más llueve.
Y, más quiero salir.
Y, menos planes hago.

Así, por la vida escribo.

Se puede…
Se puede…
Se puede…
Se puede…

Hoy, solo lo intente.
Hoy, dormí hasta tarde.
Hoy, solo estuve con mi nada de la mano por un sueño

Será, solo será.

Caer…
Caer…
Caer…
Caer…

Anoche, solo estaba consciente.
Anoche, lo que te dije fue verdad.
Anoche, corté con la realidad enmascarada de tu mentira.

Sin sentirlo, te escuché.

Bla, bla, bla…
Bla, bla, bla…
Bla, bla, bla…
Bla, bla, bla…

La otra vez, te conocí.
La otra vez, me di cuenta que no eras lo que yo pensaba.
La otra vez, viniste a donde nadie ingresaba.

Como lo explico.

Importante…
Importante…
Importante…
Importante…

Lejos quedó, y el barco zarpó contigo arriba.
Lejos quedó, y no me explicaste nada de nada.
Lejos quedó, y yo espero una respuesta en cartas a mano alzada.

Pero solo eso fue.

Inexpresivamente…
Inexpresivamente…
Inexpresivamente…
Inexpresivamente…

Por disfrutar, solo tuve que planear la huída.
Por disfrutar, me diste tu vida.
Por disfrutar, espera eso nada más.

Ahora quieres venir.

Lejos…
Lejos…
Lejos…
Lejos…

Me perdonaste, hace mal al corazón y no previene de infartos de amor.
Me perdonaste, y tomaste el primer avión que te eleve a dios.
Me perdonaste, entendí porqué hoy estoy pagando las repeticiones.

Hace tiempo que estoy solo.

Nada…
Nada…
Nada…
Nada…

La historia, cíclica como ellas todas.
La histeria, cíclica como ellas todas.
La hipocresía, cíclica como la vida misma.

Viéndome día a día de adelante hacia atrás.

Lunes…
Martes…
Miércoles…
Jueves…
Viernes…
Sábado…


El domingo es mío y de mi amor.
Que me pregunta, en este momento, mientras escribo:

_ Papi. ¿Qué comemos hoy?





Tenía otro tema, pero entre la humedad y las lluvias, los sufrimientos de mis hermanos, las paranoias continuadas de mis habilidades todas, los momentos tristes y los momentos todos y yo, no me dejaron espacios. Hoy escribí esto en un segundo más, antes que termine el día par.
Cosas locas.
Cerebros golpeados por las gotas.
Hay que rebobinar para saber que pasó, pero poéticamente.

Darío, La Oscuridad a Diario.
Publicar un comentario